• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso
Jennifer

Jennifer

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El día de las elecciones primarias 2017 ha finalizado, sin embargo comienza una historia que se creía solo era contada desde los institutos políticos que integraban el bipartidismo tradicional. Ahora las denuncias de fraude electoral surgen desde el seno del opositor partido Libertad y Refundación (Libre).

Un ejemplo de ello es la impugnación de las elecciones en el nivel de corporación municipal del Distrito Central, que fue presentada ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) por el aspirante a alcalde Wilfredo Méndez, integrante del Movimiento Avancemos.

“He acudido para impugnar el resultado que da como ganador al compañero Jorge Aldana. En 46 mesas electorales receptoras le dan un gane absoluto, mientras que en 890 ganó con 50 por ciento, eso significa que se adjudicaron 300 ó 400 votos y a otros compañeros 10 ó cero como mi persona”, argumentaba Méndez ante los medios de comunicación la tarde del miércoles 15 de marzo, tres días después de finalizadas las elecciones primarias.

Frente a esa realidad, vuelven a la mesa de discusión la necesidad de reformar el sistema o mecanismo electoral vigente.

Arístides Mejía, ex presidente del Tribunal Supremo Electoral, analiza que las denuncias de fraude surgen alrededor de un sistema sin credibilidad que urge de nuevas reglas electorales.

“Lo primero es tratar de hacer un órgano técnico como en Costa Rica o Panamá, es decir sin representantes de partidos. Hay que buscar un mecanismo de tecnificar el voto con el que se evitarían mucho”, propone el ex titular del Tribunal Electoral e integrante del partido Libre.

Agrega que el Congreso Nacional debe legislar y aprobar reformas que establezcan que las mesas electorales receptoras estén integradas por la ciudadanía y no por militantes de los institutos políticos. 

“Se les puede dar un pequeño estipendio, como en otros países, y que los partidos sean fiscales”, detalla Mejía.

El proceso electoral primario, de los partidos Liberal, Nacional y Libre, le costó al Estado hondureño mil millones de lempiras. En ese sentido, el diputado del Partido Anticorrupción (PAC), David Reyes, considera que las reformas electorales deben estar dirigidas a elegir los cargos de elección popular a través de asambleas de partido.

“Los partidos políticos deben dilucidar sus candidaturas a través de elecciones internas en las sedes o través de asambleas, hacia ahorramos un gasto innecesario”.

Reyes critica la no implementación de la Ley de Política Limpia durante el proceso primario de elecciones: “vemos que se incumple, vemos un completo abuso y una burla al pueblo hondureño en la que el partido de gobierno aprovecha los recursos del Estado para hacer campañas políticas multimillonarias”.

El parlamentario indica que dentro del paquete de reformas electorales habría que proponer la segunda vuelta, “es una reforma integral a este proceso para poder tener confianza”, dijo Reyes.

Mauricio Oliva, presidente del Congreso Nacional, asegura que las propuestas discutidas con los líderes de los partidos políticos no contribuyen al fortalecimiento de los procesos electorales.

“Los diálogos que hemos tenido no han sido fructíferos, porque las propuestas que se han puesto sobre la mesa no contribuyen en nada a fortalecer el proceso no las considero viables, solo por decirle una, cómo podemos ir a un proceso sin candidatos a diputados sino que los partidos políticos los escojan a posteriori, eso significarían reformas constitucionales que ya no da el tiempo”, dijo oliva entre risas, mientras celebraba el Día del Padre a los empleados del Poder Legislativo. 

El último sondeo del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación –ERIC-, mostró que cerca de tres cuartos de la población hondureña, es decir el 73.1 por ciento,  desconfía de la transparencia con que se llevan a cabo los procesos electorales en Honduras.

Ministerio Público investiga nueve denuncias de supuestos delitos electorales

De acuerdo a información de la Fiscalía Contra Delitos Electorales, durante los comicios primarios el Ministerio Público (MP) recibió nueve denuncias de posibles infracciones a lo estipulado en la Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas.

Lorena Cálix, portavoz del MP, detalla que la Fiscalía ha iniciado la investigación de las supuestas infracciones, cometidas en su mayoría en la zona norte del país: “estás denuncias están relacionadas con coacción, con fraude y con violación de deberes de los funcionarios”.

La Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas señala como delito electoral la alteración del número de papeletas y de votos en relación con el Acta de Cierre de la Mesa Electoral Receptora.

Carlos Chajtur, abogado y candidato a diputado suplente por el Partido Libertad y Refundación, sin puntualizar nombres, indica que un grupo de pre candidatos está documentando irregularidades en la emisión de actas para presentar la solicitud de revisión ante el Tribunal Supremo Electoral.

“Hemos tenido una media de votación de 60 a 70 personas por urna, y hay urnas en las que aparecen 400, 500 y 600 votos a favor de un candidato lo que vendría a alterar la regularidad del proceso, en ese sentido nos hemos estado documentando y posteriormente vamos a proceder de conformidad a las instrucciones”, detalló Chajtur.

Pese a que desde el año 2004 se establecieron los delitos electorales en la Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas hay pocos o nulos precedentes, apunta el ex fiscal del Ministerio Público, Aldo Santos: “ probablemente no habían suficientes elementos para considerar que estábamos frente a un delito, esto no implica que el Ministerio Público debe investigar las nuevas denuncias”.

Santos explica que las penas por la comisión de delitos electorales, entre ellos falsificación de documentos, “van de tres a diez años de reclusión de conformidad al artículo 284 del Código Penal, y amenaza electoral es de uno a cuatros de reclusión más las multas por salario que impone el órgano electoral”.

La Comisión Electoral del Partido Libertad y Refundación, en un comunicado de prensa, aseguró que acompañará a los pre candidatos a presenta las denuncias de irregularidades documentadas ante el Tribunal Supremo Electoral.

El Código Penal estable como un delito las denuncias falsas, las que sancionan con tres a seis de reclusión.

 

Después de varios meses de estar escuchando promesas de pago de parte de las autoridades municipales, la madrugada del miércoles los empleados y empleadas de la municipalidad en Tela, Atlántida, al norte de Honduras se tomaron varios edificios de la comuna y paralizaron de manera indefinida sus labores.

Los empleados y empleadas como punto principal exigen el pago de más de cinco meses de salarios, además tienen otras peticiones entre las que destacan: aumento salarial de los años 2015-2017, pago al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) que asciende a más de 10 millones de lempiras. Asimismo exigen otras conquistas como el pago de la cooperativa sindical y becas para los hijos de los trabajadores.

Ayer la dirigencia del sindicato se reunió con el alcalde Mario Fuentes para buscar una solución al conflicto. El funcionario les propuso pagar únicamente los más de cinco meses de salario, no así las otras exigencias de los trabajadores, argumentando no tener capacidad financiera.

Juan Martínez, presidente del sindicato de trabajadores de la municipalidad de Tela, SIDEMUT, dice que la asamblea no aceptó la propuesta hecha por el alcalde y que decidieron permanecer de manera indefinida en las afueras de la municipalidad. El sindicalista asegura que esta vez no suspenderán las acciones de presión mientras no les den una solución definitiva.

Más de 30 horas cumplen ya los empleados de mantener en protesta y siguen esperando la respuesta.

Contexto 

La municipalidad de Tela, igual que muchas municipalidades en el país atraviesa una enorme crisis financiera que se arrastra desde la pasada administración. La administración del ex acalde David Zaccaro adquirió un fideicomiso con una institución bancaria por más de 160 millones de lempiras, embargando las trasferencias y fondos municipales en un 90 %.

En 2016, en una intención de tener un pequeño respiro financiero, la administración Fuentes solicitó al Congreso Nacional la aprobación de la re adecuación de deuda. Misma que fue aprobada mediante un decreto de ley que amplió el plazo de pago a 20 años y a menor interés. 

Debido a la incapacidad y al mal manejo de esos fondos, la re adecuación fracasó y la municipalidad no pudo salir a flote.

A criterio de Víctor Henry, ex asesor  de la Asociación de Municipios de Honduras (Amonh) el nivel de endeudamiento que tienen varias municipalidades en el país se debe a la incapacidad administrativa, no han sabido negociar las deudas a tasas de interés que no sean de mercado, si no que sean con intereses blandos, y por último dice que otro problema es que el dinero se utiliza mayoritariamente para pagar burocracia.

Henry dice que para salir de la crisis es necesario disminuir los costos administrativos y entrar en una especie de urgente austeridad, de lo contrario la crisis financiera seguirá agudizándose hasta llegar al punto de volverse impagable y tendrán que venderse o entregarse muchos de los bienes de los municipios. 

El próximo domingo 12 de marzo, Honduras desarrollará elecciones internas de 3 partidos políticos (Liberal, Nacional y Libre) que elegirán a sus candidatos para las elecciones generales del mes de noviembre. El proceso electoral, el décimo en la historia de la democracia representativa hondureña, se da en medio de una profunda crisis como resultado del manoseo a la institucionalidad y el Estado de derecho.

El Censo Nacional arroja que unos 5.7 millones de ciudadanos y ciudadanas están aptos para ir a las urnas a elegir a los candidatos para unos 2.990 cargos: presidente de la república, tres designados presidenciales, 298 alcaldías y 128 candidatos para diputados.

Elecciones en periodo de ilegalidad 

Los comicios electorales son parecidos a las elecciones que se desarrollaron después del golpe de Estado, año 2010, ya que se dan en un periodo de anormalidad e ilegitimidad, dice el abogado y doctor en derecho humanos, Joaquín Mejía.

Para el estudioso en materia de derechos humanos, el proceso electoral hondureño  es la culminación de un plan muy bien orquestado del actual presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, que busca consolidar su proyecto continuista. 

“La inscripción de la candidatura interna de Juan Orlando Hernández se da violentando la Constitución de la República, sobre todo el aspecto de la soberanía popular. Es una candidatura ilegal porque la prohibición a la reelección está dentro de un artículo pétreo de la Constitución, y el único que tiene la facultad de derogar o eliminar es el soberano –pueblo-. Ningún poder constituido tiene la facultad de modificar esa norma pétrea, ya que se suplanta la soberanía popular, lo que se traduce en rompimiento del orden constitucional”. 

Mejía asegura que la clase política hondureña hace uso perverso del tema de la democracia, porque se llama a votar pero de fondo se cercena a la ciudadanía para que decida sobre asuntos fundamentales para el país, un ejemplo de ello es la reelección presidencial. 

La decisión del Tribunal Supremo Electoral de inscribir la candidatura presidencial de Juan Orlando Hernández violenta abiertamente la Constitución y todos los responsables incurren en los delitos de traición a la patria por suplantación de la soberanía popular y de abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios que el Ministerio Público tiene la obligación de perseguir de oficio, de acuerdo con el artículo 25 del Código Procesal Penal, dice Mejía. 

Le invitamos a profundizar: ASPECTOS CENTRALES SOBRE LA ILEGALIDAD E ILEGITIMIDAD DE LA CANDIDATURA REELECCIONISTA DE JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ

Escándalo que salpica la oficialidad 

El país es sacudido con un nuevo escándalo por el involucramiento de políticos, empresarios y funcionarios públicos en estructuras criminales. El juicio que se sigue al hijo del ex presidente Lobo Sosa, Fabio Lobo, que se desarrolla en una corte del estado de Nueva York llevó a Devis Leonel Rivera Maradiaga, miembro del cartel de Los Cachiros a revelar información sobre el soborno y participación de funcionarios en sus actividades de narcotráfico. 

En la declaración Rivera Maradiaga dio los nombres de Oscar Nájera, diputado nacionalista del departamento de Colón, Adan Fúnez alcalde de Tocoa, el coronel Julián Pacheco Tinoco, actual ministro de seguridad y el propio ex presidente Porfirio Lobo Sosa, quienes estarían involucrados en su negocio de trasiego de drogas.  

En las últimas horas ha circulado la declaración íntegra del cabecilla de esta agrupación dedicaba al tráfico de drogas. Rivera Maradiaga dijo que en varias ocasiones se reunieron con políticos, funcionarios y empresarios hondureños para cancelar sobornos a cambio de seguridad y contratos con el Estado. 

Le recomendamos: ASÍ TERMINÓ EL REINADO DEL CARTEL DE LOS CACHIROS

¿Qué legitiman las elecciones? 

El catedrático universitario y analista político Eugenio Sosa cree que las elecciones, tanto internas como generales, puede ser un mero trámite para seguir la apuesta de una continuidad de privilegios para el grupo que dirige el actual presidente Juan Orlando Hernández y otras élites que conducen los hilos del país. Pero también, puede ser la oportunidad de consolidar la alianza político electoral. 

“Este fin de semana podremos ver importantes sectores de la ciudadanía movilizándose para votar, probablemente el 50 por ciento del electorado llegue a las urnas, ese dato es razonable. No cabe duda que estas elecciones se enmarcan en la reafirmación de procesos partidarios donde no pasaremos de discusiones a lo interno de los partidos, con gran desconfianza de la ciudadanía por el triste papel del Tribunal Supremo Electoral-TSE- que aceptará cualquier resultado que digan los partidos, dice el sociólogo Sosa. 

Para el analista, la alianza PAC-LIBRE-PINU- podría convertirse en una oportunidad siempre y cuando, sea una alianza con contenidos, que se construya de forma democrática, de puertas abiertas, que dé la bienvenida al debate y discusión de los problemas de país.  Además de no agotarse en el proceso electoral. 

En cambio, el padre Ismael Moreno, analista político y director del ERIC-SJ cree que las elecciones actuales son parte del conflicto. “Las elecciones podrían ser el camino para resolver democráticamente los grandes desafíos de la sociedad, pero estas elecciones en particular, son parte del conflicto. Lo que uno puede prever que en lugar de avanzar a la búsqueda de respuestas a los problemas de país, los resultados electorales van a profundizar la inestabilidad hondureña, y en lugar de ser solución democrática serán parte del conflicto de la antidemocracia. 

Creer en ciudadanía 

El reto de la ciudadanía y de las mismas organizaciones sociales y popuales en Honduras, es creer en un pensamiento crítico en relación con los discursos oficiales y las campañas políticas que a través de las canciones, figuras y rostro ocultan el deterioro de la política hondureña, dice el padre Ismael Moreno. 

“Exigir que las elecciones no sean el único camino sino una parte de él, es una labor de la ciudadanía, además de exigir a los líderes de la oposición condicionar su participación en las elecciones generales de noviembre próximo, si no se aprueban reformas electorales para una participación en igualdad de condiciones, únicamente así el voto de la población será respetado y no se legitimará el control que tiene la oficialidad”. 

Diversos sectores están claros que el actual proceso electoral es el más conflictivo, complejo y políticamente amañado en la historia de Honduras. Todo apunta que las elecciones, tal como están diseñadas hasta ahora, más que solución a la crisis, serán otra causa de la conflictividad que atraviesa Honduras.

 

“Contra la dictadura de Juan Orlando paramos todas, paramos todas”. Con cantos, bailes y consignas que rechazan el sistema machista y patriarcal, también señalando al gobierno de Juan Orlando Hernández, como responsable de militarizar la sociedad y entregar los territorios al capital trasnacional, las mujeres hondureñas se unieron al Paro Internacional de Mujeres, que 54 países realizaron este 8 de marzo,  para recordar que las mujeres siguen sin tener las mismas oportunidades que los hombres, y siguen siendo asesinadas por ser mujeres. 

En San Pedro Sula, portando sombreros de junco y palma,  elaborados por las artesanas de Santa Bárbara, las mujeres exigieron justicia en el caso de Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016 y Margarita Murillo asesinada en agosto de 2014, ambas luchadoras sociales defensoras de la tierra y los bienes naturales. 

“El sombrero es el símbolo de lucha de las mujeres campesinas e indígenas” dice Betty Vásquez de la Red de Mujeres de Santa Bárbara y el Movimiento Ambientalista Santabarbarense (MAS). Betty denuncia que sumada a la violencia de doméstica, las mujeres en el occidente hondureño están siendo despojadas de sus territorios y cuerpos. 

Existen 86 concesiones mineras y 300 por aprobarse, además de 28 ríos destinados al represamiento por parte de empresas privadas, Santa Bárbara enfrenta una seria amenaza ambiental, aunada a la preocupación de las comunidades lencas que se encuentran en situación vulnerable con respecto al  tema de los derechos humanos.

Estos preocupantes  datos fueron revelados  en el “Conversatorio Departamental sobre Derechos Humanos, Derechos Civiles y Ciudadanos de la Población” organizado en octubre de 2016 por el Movimiento Ambientalista Santabarbarense. “Las mujeres no vamos a permitir que sigan destruyendo la madre tierra” sigue denunciando Betty.

En Honduras la impunidad, violencia y corrupción son el día a día. Existe entre 90 y 96% de impunidad en homicidios, siendo uno de los países con más altas tasas de violencia. A esta realidad se agrega que además este país fue catalogado recientemente como el lugar más peligroso para activistas ambientales según la organización inglesa Global Witness. Y que cada 16 horas una mujer es asesinada según el observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. “Con esos datos podemos asegurar que la venta de nuestros bienes naturales significa la muerte directa para nosotras”, concluye Betty Vásquez. 

100 mujeres asesinadas entre enero y febrero de 2017

La coordinadora del movimiento feminista Visitación Padilla  Merli Eguigure, denunció que entre los meses de enero y febrero de 2017, han sido asesinadas 66 mujeres y hasta la fecha, sus familiares no han podido encontrar justicia.

También señaló que la violencia contra las mujeres incremente año con año, sin embargo, hay muchas mujeres que aún no se atreven a denunciar a sus agresores. 

“Ser mujer aquí es un delito”, asegura la defensora acusando al Ministerio público de un silencio cómplice que mantiene a las mujeres hondureñas preocupadas e indignadas,  porque su obligación es investigar cualquier asesinato que ocurra y mucho más si se trata de una mujer que dejó uno hijos y una familia a la que sostenía con su trabajo. “Las 66 muertes de mujeres registradas en lo que va del año se suman a la lista de femicidios impunes que el Ministerio Público es incapaz de investigar” finalizó Merli Eguigure.

Según datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH),  son 100 las mujeres asesinadas en lo que va del año, y más del 90 por ciento de los casos siguen en impunidad y a medida crecen las estadísticas de muertes, el porcentaje de judicializaciones es más lamentable. 

Asimismo, el observatorio señala que en el departamento de Francisco Morazán se han registrado 51 casos, y que en el norte del país, específicamente en el departamento de Cortés, con énfasis en San Pedro Sula, Choloma, Villanueva, Santa Cruz de Yojoa,  y en El Progreso del departamento de Yoro,  se han registrado hasta el 28 de febrero 44 muertes violentas o femicidios.

La coordinadora del movimiento feminista Visitación Padilla  Merli Eguigure, denunció que entre los meses de enero y febrero de 2017, han sido asesinadas 66 mujeres y hasta la fecha, sus familiares no han podido encontrar justicia.

Lucha por vivir en Honduras

“Desde el 2009 hasta el 2016 se reportaban más de 4 mil mujeres asesinadas. Esto quiere decir que se están asesinando unas 500 mujeres al año, y esto nos debería de dar una alerta y decir lo que está pasando en el país, por qué está aumentando la violencia hacia las mujeres” dice Merari Ávila de la Red de Mujeres Jóvenes de Cortés. 

Las mujeres son víctimas de tipos de violencia. Una violencia cultural producto de la clase de sociedad donde predomina el machismo y la desvalorización de la mujer por el simple hecho de ser mujer. También se enfrentan a la violencia estatal en la que a la mujer no se le permiten los espacios de participación requeridos a pesar de tener igual o más capacidad que los hombres. El Estado las reprime con leyes y se adueña de sus cuerpos al tomar decisiones en contra su dignidad.

Frente a ese panorama, las mujeres han salido a los espacios públicos, se han adueñado de las calles y las plazas, han alzado su voz y denunciado el arraigo del sistema patriarcal y la implementación del modelo extractivista por parte del gobierno nacionalista de Juan Orlando Hernández. 

 

stop view
/
      ozio gallery by joomla.it

      Las goteras de la lluvia que caen sobre la pequeña covacha de doña Mirian, sobre el techo de pedazos de lámina,  terminan de convertir en un desastre la casita sostenida por cuatro troncos, con paredes de desperdicios y piso de tierra, donde habitan  cinco personas que respiran pobreza y abandono. Esta familia habita en el bordo La Esperanza, en San Pedro Sula, zona norte de Honduras.

      Esta triste realidad delata la situación de más de 14 mil familias que habitan en 16  bordos  de los ríos  que atraviesan el corazón de la capital industrial, convirtiéndose en un ejemplo de la pobreza que azota a Honduras, un país en el que casi seis millones de personas son pobres, de los 8.5 millones de habitantes que tiene en total.

      Es en los bordos, donde aproximadamente 70 mil personas levantan los cinturones de miseria, de inseguridad y hacinamiento. En la casa de doña Mirian, habitan junto a ella cuatro hijos, todos menores de edad. La percepción de sus habitantes, es de total marginamiento estatal. “Nos sentimos muy abandonados por autoridades municipales y gubernamentales, solo cuando van a pedirnos el voto llegan a nuestras comunidades a hacernos promesas y después se olvidan de nosotros”, indicó.

      Cuando uno visita los bordos de San Pedro Sula, lo primero que ve al llegar a cada uno de ellos  son pequeñas covachas,  niños y niñas sin espacio para  para desarrollarse, fogones apagados, entre otros elementos que reflejan la pobreza extrema en la cual viven la mayoría de sus residentes.

      Bordos de la miseria y el desprecio

      Las calles de tierra y los ríos dividen los extremos de los bordos. Son pocas las casas de bloques que allí se encuentran. Las  familias se ven afectadas por la inexistencia de los servicios básicos. “La electricidad que hay  es porque la hemos llevado hasta nuestras viviendas de manera irregular, nosotros las ingeniamos para colocar un tendido eléctrico improvisado, que en muchos casos pone en peligro nuestras vidas”, indicó Mirian Sierra del bordo Nueva Esperanza.

      Destacó que la semana anterior cinco viviendas fueron consumidas por las llamas provocadas por un cortocircuito dejando a un menor entre la vida y la muerte. “El papá del niño andaba por la pulpería comprando y cuando regreso vio el desastre por lo que tuvo que arriesgar su vida para salvar a su hijo de en medio de las llamas”, indicó Mirian Sierra. 

      Otra de las penurias por las que pasan los lugareños es la falta de trabajo. Karla Herrera, comentó que la situación es difícil porque hay desempleo total y la gente se dedica al reciclaje, a vender verduras en pequeñas proporciones o hacer tortillas para vender, pero lo que generan a diario apenas alcanza para medio comer, “no dan para más”.  “Si uno va a buscar empleo y dice que vive en los bordos no le dan la chamba”. 

      Al preguntarle si recibía alguna ayuda de la municipalidad o de Gobierno central, el silencio y la cara de tristeza hizo saber que la respuesta era negativa. Herrera  expresó que no le gusta vivir en ese sitio, pero es el único techo que tiene. Con tristeza señaló que sus 7 hijos no estudian porque en las escuelas más cercanas no hay cupos y en la única que puede conseguir matricular a sus hijos está a una hora de su casa.
       
      Gobierno debe responder

      “Las autoridades locales y gubernamentales tiene que poner mucha atención sobre las consecuencias de la extrema pobreza. Un diagnóstico de la Comisión de Acción Social Menonita,  revela en el 33% de los hogares de los bordos  viven entre 5 y 6 personas, es decir que más  70,000 personas ocupan estas zonas de riesgo”, indicó Cesar Cárcamo de la referida ONG que trabaja desde hace varios años con las familias que habitan esta zona.

      De acuerdo con Cárcamo, el aumento de personas en los bordos es de un 35% cada dos años. También que el crecimiento de la población avanza aceleradamente debido al deterioro en la calidad de vida y a los altos niveles de pobreza que se ha agudizado en los últimos años.

      “La falta de empleos dignos y el alto costo de la vida están provocando que varias familias tengan que emigrar a los bordos, donde no pagan vivienda y otros servicios básicos”, manifestó.
       
      Cárcamo indicó que el cauce de los ríos está siendo invadido por personas y esto provoca mayor vulnerabilidad a las inundaciones, por eso San Pedro Sula cada vez es más vulnerable.

       Urge la reubicación a un lugar digno 
       
      “La única salida que hay para bajar el problema de vulnerabilidad y que las familias  tengan una vida más digna es la reubicación para un lugar seguro  y que les construyan viviendas dignas”, indicó Carla Erazo  de incidencia política de la Comisión de Acción Social Menonita.
       
      Sin embargo el tema de la reubicación ha sido una promesa de gobiernos municipales y centrales desde hace 16 años, pero hasta la fecha no existe voluntad política.  “Nos sentimos utilizados porque nos usan como tema de campaña, pero no nos cumplen. Aquí han llegado candidatos a alcaldes, candidatos a diputados y presidenciables, pero cuando ya están en el poder ni nos voltean a ver”, indicó María Fermina Reyes, del Bordo Gavión de Esquipulas.     

      Entre tanto  Carla Erazo  explicó que se necesitan cambios profundos en el país para mejorar la situación, ya que la mayoría de la población está inmersa en la pobreza. “Es  el sistema político, económico y la corrupción los  que generan la  pobreza y la miseria”, indicó.  

      Cesar Cárcamo señaló que hace 6 años había poca población en los bordos por lo tanto era más fácil una reubicación sin embargo todo se fue postergando y el problema ha llegado a agravarse por la falta de voluntad e interés porque la situación de estas familias mejore.

      “Armando Calidonio y Juan Orlando Hernández, ya no hicieron nada ahora andan más en campaña política,  y  tampoco se ve a alguien que realmente ataque los problemas de la democracia, de la igualdad de oportunidad, de la justicia, de la seguridad y de la confianza para que haya solución a este problema”, culminó Cárcamo. 
       

      Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, las mujeres hondureñas salieron a las calles para exigir justicia y libertad en uno de los países más mortíferos para ser mujer. Este día, las mujeres de la costa norte del país, las obreras, amas de casa, empresarias, indígenas y garífunas, mujeres de todos los espacios, se tomaron las calles de San Pedro Sula para exigir un alto a la criminalización y violencias contra las mujeres. Se unieron al Paro Internacional de Mujeres que 44 países realizaron este 8 de marzo para recordar que las mujeres siguen sin tener las mismas oportunidades que los hombres, y que siguen asesinándolas por ser mujeres. 

      La movilización fue dedicada para exigir justicia en el caso de Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016 y Margarita Murillo asesinada en agosto de 2014, ambas luchadoras sociales defensoras de la tierra y los bienes naturales. En Honduras asesinan a 1 mujer cada 16 horas y el 90% de los casos quedan en la impunidad.

       

       

       

       

       

       

       

      stop view
      /
          ozio gallery by joomla.it

           

          RECOMENDAMOS: 

          Mujeres entre la violencia e impunidad

          Home Top of Page

          Aléf | Sección Cultural

          Con ojos de Mujer